07/05/2010

Gala del MET: la mujer americana elige los vestidos largos

La Gala del Met, noche en la que se presenta la última exposición temporal en el Museo Metropolitano de Nueva York, ha sido un año más una verdadera pasarela de vestidos fantásticos, este año, dedicada a la American Woman.


En general, fue una noche pobre, en la que la mayoría de asistentes escogieron vestidos largos y con muchos brillos. Las mujeres del mundo no están para mensajes confusos: si hay fiesta, vestido largo y brillante.



El mejor vestido de la noche, me pareció el que lució la actriz protagonista de Sexo en Nueva York, Sarah Jessica Parker. De Halston, cómo no (la Parker es directora creativa de la resucitada firma), apareció flamante con un vestido largo y muy brillante, de color champán, y con una flor en el pelo. El movimiento del tejido es genial.


Otras de las asistentes fueron las actrices de Gossip Girl. Kristen Bell, de Diane Von Furstenberg. Blake Lively, de Marchesa (una de las pocas que se atrevió con un vestido corto), de azulón muy llamativo y presumiendo de cuerpazo. Leighton Meester, de Marc Jacobs. Y Jessica Szohr, de Versace.


Entre los vestidos más llamativos, que unos amarán y otros odiarán:

Alexa Chung con un esmoquin de Phillip Lim, una opción que suele sorprender, aunque en casi todos estos eventos siempre hay alguien que se ponga un esmoquin. Kristen Stewart (actriz protagonista de la saga vampírica Crepúsculo) acudió con un vestido de alta costura de Chanel, toda ella muy gótica, parece querer continuar siendo la Bella enamorada del vampiro. Rachel Weisz (la actriz protagonista de Ágora, de Amenábar) eligió un vestido de Óscar de la Renta fucsia. Eva Mendes con un diseño con flores bien grandes (que por algo ya es primavera) de Dolce & Gabbana.


Rachel Bilson, siempre adorable, de Louis Vuitton. La nueva sensación del cine, Carey Mulligan (la podéis ver en An Education), de Miu Miu. Katy Perry, sin duda la más original de la noche, apareció con un vestido diseñado por Cute Circuit, que además de largo (como casi todos los demás) tenía luces incorporadas que cambiaban de color constantemente, haciendo de sí misma un arco iris andante. Sienna Miller, otra de las que apostó por un look más sexy que el "largo sofisticado" vistió un modelo de Pucci y aprovechó la noche para reaparecer públicamente con Jude Law.



Hubo otras, que se decantaron por el blanco impoluto:
Diane Kruger, que nunca suele fallar en la alfombra roja, esta vez pecó de sosería con un modelo de Clavin Klein. La cantante Taylor Swift, de Ralph Lauren. Emma Watson, de Burberry, en uno de los vestidos más bonitos de la noche. O Kirsten Dunst, de Rodarte for Gap.


También hubo quienes se quisieron sentir brillantes por una noche:
Anne Hathaway vistió de Valentino. Demi Moore, de Lanvin. Gwen Stefani prefirió su propia firma L.A.M.B. Claire Danes, de Burberry. Brooke shields, muy estilizada en un diseño de Michael Kors. La actriz francesa Marion Cotillard fue con un vestido de Christian Dior (por algo es imagen de la firma). Jennifer López vistió de Zuhair Murad. Y Nicole Richie escogió también a Marc Jacobs.


Tampoco faltaron las supermodelos que siempre llaman bastante la atención porque tienen cuerpazos con los que lucirse, y es uno de los pocos actos en los que coinciden tantas sin ser un desfile.

Jessica Stam, de Rachel Roy. Chanel Iman, de Michael Kors, una de las que arriesgó con un modelo distinto y a mi parecer, ganó mucho. Rosie Huntington Whitely, de Burberry. Bar Refaeli, también de corto, de Rag & Bone.

La siempre espectacularísima Gisele Bundchen, y eso que hace poco que dio a luz, es otra de las que a esta gala siempre suele acudir de corto y ajustadísima, esta vez, de Alexander Wang. Anja Rubik, de Altuzarra. Coco Rocha, de Zac Posen. O Alessandra Ambrosio, de Versace.


Por último, organizadores y diseñadores tampoco quedaron atrás en estilazo sobre la alfombra roja. La promotora de la gala benéfica y directora de Vogue América, Anna Wintour escogió un vestido de Chanel. Donnatella Versace, de Versace. Diane Von Furstenberg, hizo una especie de guiño a las estrellas de la bandera americana o a la mismísima Wonder Woman. La estilista Rachel Zoe se decantó por un Marc Jacobs, uno de los diseñadores que más se vio en la noche.




Por último, hacemos mención a Ralph Lauren, junto a su mujer. A Zac Posen, que acudió junto a la modelo Doutzen Kroes con un vestido que recordaba al de la Cenicienta. El director creativo de Balenciaga, Nicolas Ghesquiere junto a la modelo Charlotte Gainsbourg. Y por supuesto, Karl Lagerfeld.


En esta lista, son todos los que están pero no están todos los que son. He resaltado las personalidades que más me llaman la atención, por su actividad o por su estilopersonal.

1 comment:

Anonymous said...

Hey i am suuper boy